NEM®, bueno para las articulaciones … y la Tierra!

recycleEl fundamento de nuestra empresa se ​​basa en el principio de la sostenibilidad – se desarrolló a partir de una visión para encontrar la mejor manera posible de utilizar la cáscara de huevo en su totalidad. Así nació NEM®.

La historia de NEM empieza con uno de los alimentos más nutritivos creado por la naturaleza: el huevo. Muchos huevos se transportan de las granjas a las empresas ovo-productoras, donde la clara se separa de la yema, para su uso posterior en productos horneados, mayonesa, helados y otros productos envasados. En cuanto a las cáscaras, hasta recientemente, solo eran un residuo, el cual se esparcía en tierras agrícolas. Y no estamos hablando de una pequeña cantidad aquí; estamos hablando de más de 600.000 toneladas de cáscaras por año solo en E.E.U.U., cantidad que nos gustaría a todos ver reducirse.

Un día alguien se interesó por este residuo de la industria alimentaria y se dio cuenta que dentro, se podía hallar algo más valioso de lo que se había pensado anteriormente. Tenía razón. Mientras que el huevo está lleno de proteínas de alto valor nutricional, resulta que no es valioso sólo lo que está dentro… en esas capas protectoras que constituyen la cáscara, yace todo un mundo de nutrientes – algunos que pueden sorprender. Los científicos analizaron sus componentes y se dieron cuenta que la parte exterior dura de la cáscara era una fuente ultra- pura de calcio, con un contenido mucho más bajo en metales pesados ​​que otras fuentes. Y justo en el interior de esta cáscara dura, se encuentra una membrana.

Esta membrana se compone de colágeno y otras proteínas importantes, así como la condroitina , el ácido hialurónico y la glucosamina – elementos fundamentales para nuestras articulaciones que tienen la importante función de mantener nuestro sistema esquelético-muscular en movimiento, desempeñando sus funciones. Esta membrana, creada nada menos que por la propia naturaleza, contiene lo que nuestras articulaciones necesitan para ser sanas y fuertes. Esta membrana es lo que hoy conocemos y utilizamos como NEM®, que se encuentra en complementos alimenticios por todo el mundo. Un dato alentador es que sabemos exactamente de donde provienen las cáscaras utilizadas para la fabricación de NEM®. Somos capaces de rastrear las cáscaras de huevo hasta sus sitios de producción.

NEM® nació de un deseo de encontrar un valor adicional a las cáscaras de huevo sobrantes en las empresas ovo-productoras. Además de ser un producto de origen natural, el único subproducto del proceso de fabricación de NEM es el vapor de agua, siendo un proceso respetuoso del medio ambiente. Para acabar, NEM crea una situación beneficiosa para todos, una enorme cantidad de cáscaras de huevo se desvían del circuito habitual de residuos (esparcimiento en tierras agrícolas), su fabricación es respetuosa del medio ambiente, y las personas se benefician de sus propiedades para la salud.

Comments are closed.